Ha nacido una estrella, de Bradley Cooper


Espectacular estreno como director de Bradley Cooper y de Lady Gaga como actriz, en este remake del clásico “Ha nacido una estrella” que supera expectativas.

Nos cuenta la historia de amor entre dos cantantes, Jackson Maine (Bradley Cooper) un reconocido músico que llena conciertos y Allie, una joven anónima con un enorme talento, que interpreta la mismísima Lady Gaga.

Mientras que él anima a su chica a componer y la sube al escenario en sus conciertos, ella le ayuda a él a superar sus problemas con el alcohol y las drogas. Él se convierte en su mentor, y ella, en su soporte vital. Es la historia de un ascenso musical y artístico, del nacer de una estrella, como reza el título, pero al mismo tiempo, de un descenso desde el éxito a la ruina personal y profesional. Una estrella que nace del talento innato, pero donde también cuenta el aspecto físico y el tener algo que contar. Por poner una pega, el salto a la fama parece demasiado sencillo junto al artista consagrado, cuando en realidad la tenacidad y sacrificios de los artistas no parecen muy reflejados.

La primera sorpresa es descubrir a Cooper como cantante, y no lo hace nada mal. De hecho, ha compuesto junto a Lady Gaga varios temas de la cinta, con arreglos de los responsables de la música en “La La Land”. Por otro lado, la gran Lady Gaga (en los créditos con su nombre original, Stefani Germanotta) se estrena como actriz coprotagonista y el resultado es brillante.

Este papel humaniza bastante la imagen esotérica y siempre disfrazada a la que nos tiene acostumbrados, haciéndola cercana y sencilla. De hecho, uno de los requisitos del director fue que prescindiera de maquillaje. Y es un gran acierto.

La conexión entre ambos es total, cuando se conocen, cuando cantan juntos, tanto que si no se conocieran públicamente sus relaciones en la vida real, no sorprendería a nadie un idilio entre ambos.

Junto a ellos, sus familias, algunos amigos y compañeros, personas y situaciones verosímiles y bien contadas, que nos ayudar a entender mejor a los protagonistas, sus infancias, sus traumas y sus sueños.

La película es dura, no es un sueño americano, y es buena, tiene un buen guión y buen ritmo, a pesar de sus dos horas y cuarto de metraje. Muy recomendable, muy inspiradora.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s