Steve Jobs de Danny Boyle 


Con el año nuevo llega el estreno en España del esperado biopoc de Steve Jobs, el fundador de Apple, dirigido por Danny Boyle (Slumdog Millionare) y escrita por Aaron Sorkin (La red social).

Desde su muerte en 2011 se han realizado ya 8 películas sobre diferentes aspectos de su vida; la más conocida es la que protagoniza Ashton Kutcher de manera notable.

Y es que si su vida profesional fue impactante, -tal vez la persona que más ha aportado para que la tecnologia puntera y de diseño se incorpore a nuestra vida cotidiana-, no lo fue menos su delicada vida personal. Adoptado por un matrimonio al mes de nacer, el rechazo de sus padres biologicos marcó su vida. Sin pareja estable conocida, tuvo una hija que no quiso reconocer y de la que apenas se hizo cargo hasta que ésta fue mayor de edad.

No se trata de un biopoc tipo, sino que el director elige tres momentos decisivos de la trayectoria profesional de Jobs: la presentacion del Macintosh, del Next y finalmente del iMac, para contarnos la más destacado de su vida. Esto hace que resulte algo artificial, con encuentros decisivos y discusiones trascendentales justo antes de sus presentaciones; la hija con su madre, el socio y amigo con el que empezó la empresa en un garaje, el Consejero Delegado de Apple que le despidió, etc. Esto provoca grandes elipsis en la historia, que da por sabidas demasiadas cosas, y explica con algún flashback y con conversaciones forzadas, un exceso de palabras para un lenguage audiovisual.

Tras su personalidad difícil se muestra a un genio, obsesivo del trabajo, perfeccionista al máximo, impulsivo,  exigente con más de lo que pueden dar para sacar lo mejor de cada uno, algo bueno en principio, si no fuera por sus malos modos, desprecios e incluso amenazas a sus trabajadores. Es obvio que no por ser un genio visionario se es buena persona, como se encarga de demostrar la película. Y en medio de la cinta, un error gramatical de traducción importante cuando pregunta: ¿Por qué siguen habiendo 3 modelos de reloj? ¡Uff, qué mal suena!

Pese a todo lo anterior, esta cinta resulta interesante y provoca más de un debate sobre el talento, el trabajo, el éxito personal, la lealtad y la competitividad, la importancia del afecto, el reconocimiento y la paternidad.

La gran actuación estelar la tenemos en Kate Winslet, en su papel de ayudante personal del genio, más que en el propio Steve Jobs, interpretado por Michael Fassbender. Ambos optan a los Globos de Oro, junto con el guión y la banda sonora. Interesante drama de algo más de dos horas, un biopic peculiar, no cronológico, y una visión particular producida por Universal Pictures.

 

 

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s