Nunca es demasiado tarde (Still life)


Nunca es demasiado tarde CartelNunca es demasiado tarde no se refiere a la Princesa de Sabina en su canción ni al título del libro de Irene Villa. Tampoco se trata como podríamos imaginar de algo que viene bien recordar de vez en cuando: Nunca es demasiado tarde para decir “gracias”, “perdón”, “te quiero” y otras cosas que salen de corazón. Nada de eso. Se trata de un drama británico sobre un hombre solitario y rutinario, y que se ha rodado para presentarse en festivales, y no pensando en el gran público. Su director Uberto Pasolini fue productor de Full Monthy, y este es el segundo largometraje que dirige.

El título original “Still life” significa “naturaleza muerta”, pero con un sencillo juego de palabras también se refiere a una vida inmóvil, silenciosa, casi como la muerte. Así es la vida de John May (Eddie Marsan), un hombre trabaja en el Ayuntamiento de Londres. Es metódico y concienzudo. Se dedica a buscar a familiares de los muertos que nadie reclama, y como sus “clientes”, esta sólo en la vida. Aunque parezca mentira, hay gente que se muere sin familia ni amigos. Hay gente que no tiene nadie que quiera ir a su funeral.

Nunca es demasiado tardeEste hombre cuida a los muertos cuando ya se han ido, asiste a su entierro, organiza su funeral y escribe un discurso para cada uno. Lleva 22 años haciendo lo mismo, pero inesperadamente, un día le despiden del trabajo por recortes de personal. Eso le ofrece la oportunidad de salir de su rutina y de poner un poco de vitalidad a su propia existencia.

Aunque hay bastantes cosas que rescatar, no es una película que recomiendo, y aquí expongo mis motivos: Porque es una película sobre muertos, donde apenas algunos personajes aportan algo de vitalidad al final de la película. Porque trata de un hombre que se relaciona de cerca con la muerte, y esa quietud, ese vacío, se contagia. Porque tiene un ritmo lento, escenas estáticas y colores saturados. Porque el argumento realmente comienza tras el despido, y la primera hora de la cinta es únicamente descriptiva. Además, el final resulta demasiado extraño, muy metafórico, y se puede leer en clave de final feliz o desdichado.

En cualquier caso, salvo el mensaje principal: Todo lo que hagas por el bien de los demás, aunque parezca tarde, que nadie valora, revierte en tu propio bien. Y una lectura a posteriori; Nunca es demasiado tarde para despertar y tomar las riendas de tu vida.

Esta cinta ganó 4 premios en el Festival de Venecia 2013, entre los que se encuentra el Galardón a Mejor Película y Mejor director para Uberto Passolini.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Nunca es demasiado tarde (Still life)

  1. Hacía tiempo que no leía una crítica tan pobre y superficial en todo sentido. Cuando no se es capaz ni siquiera de leer argumentos básicos, como la dilatación de los tiempos y las pausas, menos se puede esperar una reflexión en cuanto a términos conceptuales. Creo que la palabra cinematografía al autor de este texto le queda soberanamente grande. Una pena que se desperdicie este medio-plataforma para una crítica con tanta pobreza de análisis. Me ofezco generosamente para tratar de aportar gratuitamente con una mirada distinta, encantado.
    Muchas gracias.

    Marcelo Munch

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s