Amor en su punto


“AAmor_en_su_punto_ Cartelmor en su punto” es una comedia romántica al uso, una historia de amor entre un periodista y una española que trabaja en Dublín. No es una gran historia, está llena de tópicos y lugares comunes, y tiene una factura correcta sin más. Se presentó en el pasado Festival de cine de Málaga.

Olivier es un escritor gastronómico de éxito. Desde pequeño le gusta comer bien, en parte de rebote porque no soportaba la comida que le hacía su padre. Escribe una columna sobre comida y amor, una buena combinación. Sin embargo, su vida amorosa es un desastre. Le resulta fácil atraer, pero no sabe cómo hacer que una relación dure. Sale con chicas atractivas que va conociendo, pero nunca se implica ni se compromete con ellas, por lo que todas acaban dejándole a los pocos meses de relación.

Un día conoce a Bibiana por casualidad. Ambos están despechados por sus anteriores relaciones. Comienzan a hablar y surge la atracción. Todo les va bien hasta que chocan sus planteamientos vitales: ella es una mujer comprometida con el arte y las causas nobles y se plantea tener un hijo. Él es más simple, se contenta con comer bien y pasar de puntillas por la vida.

Amor en su puntoResulta ya un poco redundante el treintañero inmaduro y perdido que va de cama en cama probando suerte. Este prototipo de hombre no sabe lo que quiere, no valora lo que tiene hasta que lo pierde y huye del compromiso. Las mujeres tampoco salimos bien paradas en este molde, que se deja llevar sin poner cabeza, e incluso tolera el engaño como parte del juego, dejándonos por tontas. Un par de cosas a resaltar: el ejemplo de sus padres, que aún con vidas muy sencillas y un tanto anodinas, le dan una lección de amor, de “lo que queda después de los fuegos artificiales”. También bonita la historia de su amigo, que comienza a salir con una chica y son felices al entregarse.

Amor-en-su-punto-1El retrato de los protagonistas responde a un modelo archirrepetido y fracasado, que debería hacernos caer en la cuenta de que lo realmente importante es otra cosa, y aprender el verdadero significado del amor. En esta ocasión ni siquiera los personajes nos resultan atractivos o y simpáticos, sino más bien un poco tristes y bastante perdidos en la vida. Destaca la actuación de Leonor Watling, que combina su grupo de jazz Marlango con su faceta de actriz, y que demuestra su dominio del inglés en la versión original, no en vano su madre es británica. Original también la escena del restaurante totalmente a oscuras.

Se podía haber sacado mucho más de la temática culinaria, del placer de comer y su poder de seducción, además de la escena en la cocina con la harina en la cabeza. A la historia le falta consistencia, todo es a base de casualidades. Pero sí deja entrever las inquietudes del hombre actual, y tras esa capa de superficialidad, nos deja un final sorprendente.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s