La enorme estafa americana


American Hustle Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una película en el cine. Buenísima, envolvente, inteligente, divertida. Me recuerda a L.A. Confidencial. “American Hustle” comenzó llamándose “American Bullshit”. Mucho mejor así, porque el escándalo y la mentira americana resultan atractivas.

Un estafador y su novia se están haciendo ricos hasta que uno de sus clientes resulta ser del FBI. Para librarse de la cárcel, tendrán que entregar a otros 4 estafadores. Ese es el trato. Comienza la caza secreta de delincuentes y políticos corruptos, cada vez a mayor escala. Pero ¿quién engaña a quién? Todo es posible en esta lucha por salvarse, por sobrevivir, por salir de sus vidas hastiadas, por llegar a ser alguien. Todo es posible, incluso enamorarse de la chica del otro.

Con ese sencillo planteamiento se desarrolla una trama inteligente, intrigante, llena de personajes enmarañados y ágiles para los desfalcos. Pero no todo es corrupción. También hay lugar para la honestidad y la sensatez, personalizada en el ambicioso agente del FBI y sus jefes. Una trama coherente que se sigue bien pero a la que le quedan algunos flecos por resolver. Tan rica que no se puede inscribir en un sólo género ni en dos. Es como poco curioso que ganara el Globo de Oro a la mejor película en la categoría de “Comedia”, aunque no creo que sea su género dominante. Diálogos interesantes, amores verosímiles, intenciones nobles y mucho timador sin escrúpulos. Todos los ingredientes para dejarse seducir: poder, ambición, riqueza, apariencia, y casi todo engaño, pura huida de sus pobres existencias.

american-hustle-christian-bale-amy-adams

El director David O. Russell tiene algo muy especial que transmite en todas sus películas. Es difícil describirlo, pero tiene que ver con la realidad y con cómo se relaciona con ella. Ya lo demostró en “El lado bueno de las cosas”, también con Cooper como protagonista. El reparto, magnífico. Christian Bale actúa de maravilla, no en vano ya ganó un Óscar por “The fighter”, con el mismo director, y aunque es grande, personalmente no me gusta su estilo. ¿Era necesaria esa tripa y ese peluquín? Bradley Cooper resulta el tipo más sexy de la escena cinematográfica internacional actual, y borda una interpretación de agente, alejada de su papel de guapearas. Sin duda, yo cambiaría a los dos protagonistas en sus papeles, Bale de poli y Cooper de estafador. La chica es Amy Adams, una barby pelirroja e inteligente que siempre luce un prolongado escote que apenas esconde su escaso pecho. La aparición de Robert de Niro resulta tan breve como fascinante, él sí en su papel típico de mafioso italioamericano.

american-hustle-pga

La música incluye temas selectos como “Jeep’s Blues” de Duke Ellington, “Delilah” de Tom Jones, “Goodbye Yellow Brick Road” de Elton John o “Good Times, Bad Times” de Led Zeppelin. El vestuario sesentero y hortera a más no poder desbancando al mismísimo John Travolta en “Grease”, con sus cuellos enorme, gafas oscuras, terciopelo, cuero, pieles y brillos. Los flequillos, pelucas, rulos y tupés, imposibles de soportar y sin embargo no desentonan con el tono de la cinta, hasta llegas a acostumbrarte.

Consejo para los espectadores. No esperen nada, lleguen al cine y dejense llevar por esta película enormemente envolvente que les hará disfrutar de principio a fin. Espero que los Oscar le gratifiquen como se merece, como ya hicieron los Globos de Oro, como la mejor comedia del año, y premio a sus dos protagonistas femeninas. Totalmente merecido.

Advertisements
This entry was posted in Cine, Good news and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s