Diana, la película


El otro día fui a ver la película Diana, y me sorprendió gratamente. He de confesar que quería ver “12 días de esclavitud”, pero cuando llegué a taquilla, se habían agotado las localidades, por lo que opté por esta película. Diana cuenta los dos últimos años de la vida de Lady Di, Princesa de Gales, que fue mujer y ex mujer del Príncipe Carlos de Inglaterra, y que llegó a ser la mujer más famosa del planeta. Aquella joven tenía tanta elegancia y magnetismo, que grabó su estilo y su personalidad en el corazón de millones de personas.

La cinta comienza en la preparación de la sonada entrevista que concedió a la BBC, justo después de su separación oficial, donde confesaba que eran 3 en su matrimonio, y sus problemas de bulimia y anorexia. En esa época mantuvo un romance secreto con un cirujano paquistaní, antes de salir con Dodi Al-Fayed Su triste final en París, ya lo conocemos todos.

Naomi Watts copia con acierto los gestos y actitudes de la Princesa, con un marcado acento británico, pero no llega a la altura de una Lady Di que da varias vueltas a las mejores actrices. Otras opciones para interpretar este papel eran Cate Blanchett (favorita a los Oscar por “Blue Jasmine” de Woody Allen) o Scarlett Johansson, que no hubiera funcionado por el acento. Hubiera hecho falta una Grace Kelly para darle la altura que se merece. Naveen Andrews se luce en el papel del cirujano Hasnat Khan.

Los vestidos están muy bien reproducidos, calcados a los originales, tanto los de alta costura como los sport, con camisas Ralph Lauren, así como las joyas diseñadas por Chopard.

La película nos muestra a una mujer que lo tenía todo, belleza, fama, elegancia, poder, carisma, lujos, amigos y dos hijos maravillosos. Sin embargo, le faltó lo más importante, el sentirse querida por su marido y por los suyos.

Elegante y manipuladora de la prensa, se debate entre sus obligaciones públicas y su vida personal. Pese a distanciarse de la estricta vida de palacio tras su separación, se involucra en otra relación complicada con un prestigioso cirujano, de religión islámica. Dicen que llegó a plantearse casarse con él, y para ello tenía que convertirse al islam. Destaca también su faceta humanística. Su gran capacidad de amar la volcó en apoyo a los más débiles y en concreto contra las minas anti persona. 

En definitiva, una lucha cabeza, corazón, una búsqueda desesperada de cariño. Una mujer que vivió superada por la presión de su entorno, permanentemente vigilada por las reglas de la monarquía y los paparazzi.

Pese a las malas criticas, yo saco bastante bueno de la película. Tan solo la reflexión sobre su vida y la vigencia de la monarquía, son ya temas para el debate. Imagen

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s