Yepeto, puro teatro


Yepeto con Gonzalo Grillo y Carlos OlallaOs dejo mi crítica de la obra de teatro Yepeto, publicada en Hoy en la city, “la cultura madrileña, con otra mirada”.

Yepeto es la historia de un profesor enamorado de su alumna, la hermosa Cecilia, y de la relación que establece con el novio de ésta. Ambos hombres, el  joven y el viejo, se encuentran para hablar de literatura y poner sobre la mesa los sentimientos hacia su amada, de amor, celos, admiración, enfado y frustración. En definitiva, es un diálogo entre dos hombres que, aunque rivales en el amor, consiguen entablar una sincera amistad.

Da gusto encontrarse pequeñas joyas escondidas, teatro en estado puro, sin artificio, en un local alternativo en el madrileño barrio de Delicias. Ahí se encuentra Garaje Lumière, un garaje amplio, como su nombre indica, convertido en un bar con sala de teatro. Aunque nos alude a los inventores del cine, este local está consagrado al mundo escénico. La barra es también la taquilla, y se respira un ambiente variopinto pero familiar.Yepeto (Foto Luken Hidalgo)

La obra nos presenta un guion, dos actores, un dialogo, una mesa, un sofá y emociones intensas. La versión adaptada es de Roberto Cossa, y lo dirige Chema del Barco, con la ayuda inestimable de Juan Vinuesa.

Estos dos hombres, uno mayor y otro joven, están enfrentados por el amor de una mujer: Cecilia. Uno es el profesor de literatura, admirado por su sabiduría, mujeriego, seductor con las palabras. El otro, Gonzalo, el novio, que presume de cuerpo lozano y de juventud de espíritu. Un tú a tú interpretativo que pone los pelos de punta, nada que envidiar a los mejores y más famosos intérpretes sobre las tablas. El papel del profesor lo borda el actor Carlos Olalla, lo llena de sentido, de empaque, de emociones. El joven Gonzalo Grillo también se luce, con su acento marcadamente argentino que no se esfuerza en no esconder. Y ambos sin ningún artificio, sin apenas decorado, donde los actores se exhiben tal y como son.

Algo sí se echa de menos, y es el amor desinteresado, el amor platónico o algo de idealismo. Se enfatiza sobre el aspecto físico, importante sin duda, pero no único; se pavonean del sexo como adolescentes, pero encontramos un amor inmaduro, que busca más el propio interés que la entrega. El nombre de Yepeto hace alusión al creador de Pinocho, como metáfora de la mentira. Sin embargo, hay muchas verdades sobre el escenario. Por ejemplo que la juventud del alma no se corresponde siempre con la del espíritu. Y que uno con la edad va ganando en raciocinio y va perdiendo espontaneidad.

Yepeto se representa todos los jueves a las 20 horas. Entradas a partir de 11 Euros en Atrápalo.

Advertisements
This entry was posted in Actualidad, Good news and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s