El Caso Pablo Herreros


Anonadada. Así es como me he quedado al conocer la noticia. Hace cosa de un mes tuve el placer de conocer en una reunión de trabajo a Pablo Herreros, experto en Comunicación online. Lo que no sabía entonces es que aquel tipo de buena facha era el artífice de El Caso La Noria, el bloguero cuyas denuncias llevaron a cerrar el programa de Tele 5 por la retirada de todos sus anunciantes. Por ese hecho, se ha convertido en referente mundial, en un ejemplo del poder de los medios online y de la democratización de la información. David contra Goliat.

Su denuncia era clara, y surgió por el hecho de que la TV pagó una suma de dinero considerable (9.000 Euros, según el diario Qué) a la madre de El Cuco, el asesino de Marta del Castillo, un hecho indignante a todas luces.

Ahora, el grupo Mediaset de Telecinco ha puesto una querella por amenazas y coacciones al bloguero que puso en jaque a La Noria. Es la pataleta del que no saber perder y del que no ha querido rectificar a tiempo. Las redes sociales están que arden desde esta mañana.

Un resumen de todo lo ocurrido lo encuentras en esta página, la fuente directa, el blog del autor: http://comunicacionsellamaeljuego.com/casolanoria/, donde además puedes dejar tu comentario. Impresionante el poder de la palabra. Con su post de 3.056 palabras, Pablo ha llegado más lejos de lo que pensaba, y ha conseguido varias cosas importantes:

  1. Denunciar una práctica inmoral de algunas televisiones, que consiste en pagar a delincuentes o familiares por declarar.
  2. Provocar una oleada de apoyos nunca vista hasta entonces desde un blogger anónimo.
  3. Provocar que los anunciantes quitaran su publicidad del programa La Noria, que les llevó a su cierre.
  4. Provocar que muchos de esos anunciantes retiraran su publicidad de todo Tele 5 y el grupo Mediaset.
  5. Provocar la caída en bolsa de la cadena de Berlusconi.

Y claro, el bolsillo duele. Y por eso los todopoderos sin razón han lanzado una ofensiva con una querella a Pablo, nada menos, con una acusación tan absurda como infundada, en plan aviso a navegantes: un bulo mediático de grandes proporciones, una injusticia poco común que fue organizada como si mañana los hackers atacan el Pentágono.

La libertad de expresión siempre se ha visto amenazada por los “poderosos” y los “ricos”, y este caso no es más que un triste y claro ejemplo. Afortunadamente, con Internet todos podemos conocer y difundir las verdades, le pese a quien le pese. Esta historia es un manual de estudio de la comunicación online y de gestión de crisis, qué hacer y qué no. Pero sobre todo, es una lección de valentía, de honradez, un ejercicio de la libertad de expresión, de independencia, sin miedo a denunciar las injusticias que revuelven el estómago. La historia da para un guión de película, por supuesto, con final feliz. #conpabloherreros

Advertisements
This entry was posted in Sociedad and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s