A Roma con amor


A Roma con amor es una comedia ambientada en una de las ciudades con más encanto del mundo. La película nos cuenta cuatro historias disparatadas, poco verosímiles, llenas de situaciones cómicas de romanos y turistas.

Es la primera vez que Woody Allen rueda en la ciudad eterna, cuna de la civilización, llena de arte, de historia y mil historias personales, en un entorno tan maravilloso como el Trastevere y los lugares más emblemáticos de Roma. Pero no es la primera vez que el director neoyorkino más europeo graba en Italia, ya que rodó en Venecia varias escenas de “Todos dicen I love you” (1996). Se está convirtiendo en el mejor retratista de capitales europeas, Londres con “Match Point” (2005), París con “Midningt in Paris” (2011) y en Barcelona con “Vicky Cristina Barcelona” (2008). En su próximo proyecto regresa a su Nueva York querido y se rumorea que para el 2013 quiere grabar en Dinamarca. ¿Para cuándo dejas Madrid, Woody?

El reparto vuelve a reunir a grandes glorias como Alec Baldwin, Judy Davis o él mismo, que se resiste a dejar la interpretación. Algunas sorpresas por su buena interpretación, como Penélope Cruz, que ya ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto de la mano de Woody con “Vicky Cristina Barcelona” y el histriónico Roberto Benigni, que nos conmocionó a todos con la película “La vida es bella”. Además cuenta con jóvenes talentos como Jesse Eisenberg, el fundador y dueño de Facebook en “La red social” (2010) y Ellen Page, protagonista de la reveladora “Juno” (2007).

Sus temas son los de siempre, los que maneja a la perfección: gags sobre la hipocondría y el pánico en los aviones, el miedo a la muerte, el arte, la música, los análisis freudianos, el comunismo frente al capitalismo, el absurdo del famoseo y la fugacidad de la fama, que sin embargo engancha. “Mi padre canta por placer, no por dinero. Bueno, el dinero da bastante placer”.

La técnica también es muy alleniana, con su narrativa clásica, donde  mezcla la trama sentimental con la profesional, y retoma la figura de metacine, es decir, los actores se salen del guión y hablan directamente a los espectadores. Repite también con la fotografía de las bellas vistas de la ciudad, los encuadres de interiores, museos, hoteles y casas familiares, los teatros, etc. Mención especial a la música, que imprime un ritmo ágil a toda la película, donde cambia su clásico jazz por el “Volare” en su versión más italiana.

En resumen, el Woody Allen más clásico, divertido, ágil, neurótico, esta vez a la romana, que no sólo no decepciona, sino que hace las delicias de todos los que le seguimos desde hace años.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s