Inmaduros (Immaturi)


No es la primera película sobre jóvenes tardíos, llegando a los 40 e incapaces de afrontar su vida de una manera adulta y responsable. Aún se debaten entre la relación con sus padres, sus relaciones amorosas y la paternidad. Pero esta vez a la italiana, con unos protagonistas inmaduros pero entrañables y una mirada de nostalgia y humor.

Un buen día, reciben una carta del Ministerio de Educación anunciando que un tribunal anula su examen de selectividad, y tienen que presentarse de nuevo. Este examen en Italia se llama de “madurez”, de ahí el título de la película. Esta es la excusa narrativa que hace que unos compañeros de clase y amigos se reencuentren después de 20 años, retomen la amistad y den un paso adelante en sus vidas.

Entre todos cubren casi todos los estereotipos más frecuentes de hoy en día: Una madre soltera, el que vive con sus padres, la soltera adicta a las relaciones sexuales fugaces, el que necesita mentir para ligar, el que teme el compromiso y el que no está preparado para ser padre. Sólo falta el homosexual, porque encontramos hasta un amigo que se hizo cura.

Cada uno ha evolucionado de forma diferente y casi todos están bien situados profesionalmente; Giorgio es psiquiatra, Luisa es experta en Marketing, Virgilio es locutor de radio, etc. Pero afectivamente aún tienen muchas cosas que resolver, tienen miedo a crecer y no saben lo que quieren. Eso les mantiene estancados en una adolescencia permanente que se hace patente en su vestimenta, sus aficiones, las cremas anti edad, y lo que es más peligroso, la fobia a la responsabilidad. “A los 20 años nos preguntamos por el sentido de la vida, pero a los 40 ya nos da igual”, dice una de ellas.

Es curioso el paralelismo que hace la película entre el estudio del griego y la filosofía y la propia maduración. El epicureísmo podríamos traducirlo por el “Carpe diem” de hoy, y propone un paso más allá, mirar las cosas con profundidad y trascendencia, por encima del placer o el bienestar que puede proporcionar de un modo inmediato. “¿Es justo traer una vida al mundo sólo por no perder el amor de una mujer?”, se plantea Giorgio.

El director Paolo Genovese asegura que actualmente “hay una dictadura de la juventud, y el defecto es envejecer“. Por otro lado recuerda que “todos somos inmaduros“, en el sentido que siempre estamos aprendiendo a afrontar la vida.

En resumen, es una comedia ligera sobre el amor y la amistad, planteada de forma amable y bien resuelta, que fomenta la amistad, el valor del esfuerzo y la lucha por lo que realmente merece la pena.

Ficha técnica:

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s