Vivir sin Tabaco


Hoy hace un año que dejé de fumar. Un año completo sin fumar ni un cigarrillo. Estoy feliz y satisfecha de haber logrado uno de mis objetivos del año. Había intentado dejarlo otras veces, pero sin éxito o por poco tiempo. Esta vez es la definitiva. Comencé con algunos sustitutos, primero parches, luego chicles, y según me iba viendo fuerte, fui dejándolo todo. Vivir sin tabaco es bueno para la salud física y moral, los pulmones y la autoestima. Un truco eficaz es relacionarte con gente que no fuma. Y yo así lo he hecho, no suelo tener una ocasión cercana de que me ofrezcan tabaco, y ha funcionado. Ahora cuando veo a la gente fumando por la calle pienso “vaya enfermos!”, que en el fondo es lo que pensaba de mí misma cuando salía del cine y buscaba un cigarrillo. Y aunque el olor y el gesto todavía me gustan, me siento totalmente liberada, dueña de mí misma y no esclava de la nicotina ni de un hábito tan atractivo como absurdo.

Ahí os dejo una lista de los beneficios que me ha reportado vivir sin tabaco:

  •   Te olvidas de la preocupación de si tienes tabaco suficiente y mechero
  •   Te olvidas de la preocupación del dineral que te gastas al mes en tabaco
  •   La casa, el estudio y la ropa huelen mejor.
  •   El cutis mejora.
  •   Mejora la capacidad pulmonar.
  •   Te cansas menos al hacer ejercicio.
  •   Los alimentos ganan en sabor.
  •   La autoestima se fortalece: objetivo conseguido.
  •   Se está más in, fumar está pasado de moda.

Inconvenientes:

  •  Echas de menos algo al tomar una copa…  Se me acabó ya la lista, y casi no había empezado.

Ahora que lo he conseguido, puedo ofreceros con autoridad algún consejo para dejar el tabaco definitivamente:

  1. Mentalízate, hazte un lavado de cerebro.
  2. Pon una fecha no demasiado cercana, que sea factible.
  3. Prepara los medios con los que te vas a ayudar (chicles, chupa chups, zanahorias, parches, etc.)
  4. Redecora tu casa, pon flores y un ambientador especial.
  5. Desazte de todo el tabaco, mecheros y ceniceros que tengas a tu alcance.
  6. Díselo a tus familiares y amigos para hacerles partícipes de tu causa.
  7. Procura evitar lugares y situaciones de riesgo (cafés, copas, etc.)
  8. Haz ejercicio, siéntete sano.

No soy partidaria de imagenes horribles y mensajes amenazantes en las cajetillas, sino de la estimulación positiva, es decir, atraer por lo bueno, no rechazando lo malo. Si con todo esto no lo consigues, es que no ha llegado tu momento, pero no te des por vencido/a. Busca el mes del año que más te guste, que no tengas excesivo lío y las circunstancias te favorezcan, e inténtalo de nuevo.  Merece la pena. Por experiencia.

Advertisements
This entry was posted in Good news, Sociedad and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s