Alex Grijelmo, doctor cum laude


El escritor y periodista Alex Grijelmo ha defendido su tesis doctoral sobre “el silencio retórico, pragmático y gramatical” en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, tan sólo una semana después de su cese como presidente de la Agencia EFE. Previamente había cursado el máster que le otorga la suficiencia investigadora (DEA) con la tesina sobre “el valor del silencio en la retórica”.

Alex Grijelmo es uno de los mayores defensores del idioma español, como así  lo acreditan los 5 ensayos que ha publicado con la editorial Taurus, entre los que se encuentra la “Defensa apasionada del idioma español” (1998). Desde 1983 ha estado vinculado al diario El País, donde trabajó como redactor jefe y donde escribió el Libro de estilo. En 2004 fue nombrado presidente de la Agencia EFE bajo el mandato de Zapatero, puesto que ha ocupado hasta hace unos días.

Por Alex GrijelmoLa exposición oral de su tesis ha sido brillante, de alguien experimentado y con profundidad de  conocimientos. Durante 45 minutos, el doctorando ha defendido la importancia del silencio desde diferentes perspectivas y disciplinas como la lingüística, la neurociencia, la gramática, la pragmática y la retórica. Me pregunto de dónde ha sacado tiempo últimamente si durante los 8 últimos años ha presidido la agencia de noticias más grande e importante en español, la cuarta en el mundo después de Reuters, Associated Press y France Press.

La tesis hace un análisis exhaustivo de los tipos de silencio, y está ilustrada con numerosos ejemplos de silencio significativos no sólo del plano del lenguaje, sino en las artes plásticas, el cine, la música y la literatura. El silencio es elocuente y siempre tiene una interpretación.

Y como los buenos clásicos, Alex Grijelmo se pregunta ¿Qué es la “verdad”? Y ante la dificultad de la respuesta, opta por un concepto mucho más manejable, actual y cuantificable, que es la “veracidad”. Todo lo que decimos debe ser relevante ya que el silencio se llena siempre.

Todo esto deriva en una conclusión ética, que quien emite un mensaje es responsable también de lo que silencia. Otra conclusión de tipo jurídico es que urge una regulación, -mejor si fuera una autorregulación-, sobre la insinuación, la metáfora, el sarcasmo, el eufemismo o el doble sentido en defensa de la veracidad.

El jurado estaba compuesto por los Profesores José Antonio Ruiz San Román, Carmen Caffarel (antigua directora de RTVE y del Instituto Cerventes), Salvador Gutierrez Ordoñez y presidido por Maria Jesus Casals, todos ellos profesores expertos en lingüística, narrativa y comunicación. La valoración de cada uno ha sido extensa, -señal del interés que ha suscitado la investigación-. Todos ellos sin excepción han alabado el trabajo de investigación, al autor y al director de la tesis, y al mismo tiempo se han esforzado en señalar aquellas cosas que podrían mejorarse o en las que discrepar o dar otro enfoque. De este modo, se ha generado un debate sincero, riguroso y enriquecedor, de los de mayor nivel que he escuchado nunca en España, en una situación como la nuestra, especialmente convulsa en periodismo y con un lenguaje empobrecido y en crisis, señal de la falta de ideas.

Como cuestiones mejorables se han señalado algunos temas formales y otros de contenido. Entre los formales han mencionado la disfunción entre el título, el índice y el texto, algún error tipográfico y de citas en la bibliografía. Respecto al contenido, se ha destacado su amplitud y extensión, cerca de 500 páginas, algo que se puede interpretarse también como una virtud. Más de uno del tribunal ha coincidido en que este estudio comprende tres tesis doctorales: una de Lingüística, otra de Ética y otra de Derecho. Respecto a las fuentes, se ha criticado su carácter heterogéneo, donde se mezcla bibliografía clásica con autores muy poco relevantes. Otro tema que ha generado debate es el hecho de que no todos los silencios son iguales, y que los tipos de silencio importan, algo poco desarrollado en esta tesis.

En resumen, ha sido un placer escuchar a alguien que disfruta tanto con su trabajo, que le pone pasión y corazón y que ha provocado un debate de altura sobre el idioma español. Los miembros del tribunal han disfrutado leyendo esta tesis doctoral, casi como un ensayo, sin por ello desmerecer del rigor académico. Estoy segura de que podremos ver pronto la tesis editada en uno o varios libros, al alcance de todos los amamos el periodismo y el lenguaje. ¿Quién no querría editar al ex presidente de EFE? ¡Enhorabuena Alex, enhorabuena doctor Grijelmo!

Nota: En este artículo he tratado de no omitir nada importante, y he silenciado aquellas cuestiones no relevantes, lo cual me plantea otra pregunta que dejo abierta a comentarios o a una segunda tesis doctoral: ¿Quién decide qué es relevante y qué no?

Advertisements
This entry was posted in Actualidad, Comunicación and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s