Panamá, un país por descubrir


Vasco Núñez de Balboa fue el explorador extremeño que descubrió los mares del Sur al cruzar el itsmo de Panamá en 1513. Este pequeño país puente entre las dos Américas tiene sólo 100 Km de ancho, que separan el Caribe del Pacífico. Hace frontera con Colombia al Este y con Costa Rica al Oeste. De sus 4 millones de habitantes, 3 viven en la capital Panamá city.

La temperatura media es de 22 grados y el sol sale de 6 a 18 horas todo el año. Hay dos estaciones, la seca, de diciembre a abril, y la lluviosa el resto de meses, con extrema humedad. La gente es muy tranquila y de ritmo lento.  La moneda es el dólar y se habla español. Panamá se independizó dos veces; de España en 1821 y de Colombia en 1903, de quien se separó tras la guerra de los mil días.

Además de la ciudad de Panamá, hay otros lugares que merece la pena visitar, como la selva tropical de Gamboa, Puerto Colon, la segunda ciudad más grande en la desembocadura del Canal y el Intercontinental en Playa Bonita, un complejo turístico idílico a tan sólo 15 minutos de la ciudad, con piscinas, playa, spa, vóley, canoas, restaurantes y todo lo que se te ocurra para pasar unos días fantásticos. Tiene tres archipiélagos perfectos para visitar en un charter o navegar de isla en isla, dos en el Caribe, San Blas y Bocas del Toro, y el otro en el Pacífico al Sur, las islas Perlas, donde se encuentra la isla Contadora, famosa porque ahí se firmó el acuerdo de paz entre algunos países latinoamericanos en 1983.

En resumen, un país muy completo, con una naturaleza exuberante y un gran potencial, pero aún por explotar.

 A man, a plan, a canal: Panama

Sin duda lo que todo el mundo conoce de Panamá es el canal. Esta enorme obra de ingeniería es un paso estratégico para el comercio mundial y la principal fuente de ingresos del país. China y Estados Unidos son los que más tráfico generan. Cada barco que pasa paga en función de su mercancía, entre 200 y 400 mil dólares. Cada día pasan unos 30 barcos, es decir, se mueven alrededor de 10 millones de dólares diarios.

Comenzaron a construirlo los franceses hace más 100 años, pero desistieron de su tarea debido a los miles de muertos que produjo. No tuvieron en cuenta la dureza del terreno selvático ni las fiebres amarillas. Finalmente, los norteamericanos terminaron la obra civil en 1915, y la gestión no pasó a manos panameñas hasta el año 1999.

Las esclusas son como enormes piscinas que permiten a los barcos ir del Océano Pacífico al Atlántico a través del lago Gatún, a unos 20 metros del nivel del mar.

Desde el año 2006, un consorcio de empresas de Italia, Bélgica y la española Sacyr están llevando a cabo la ampliación del Canal, con la construcción de unas  esclusas más grandes para que puedan pasar los barcos tamaño post-panamax. Actualmente las esclusas se llenan con agua del lago, y al abrir la compuerta, esa agua se va al mar. Con las nuevas esclusas, el agua se recicla y de este modo, no se depende tanto de la lluvia. Esperan terminar la ampliación para el 2014, coincidiendo con el centenario del canal.

Panamá city, qué visitar

La ciudad de Panamá se sitúa en la zona sur que da al Pacífico, es muy interesante y sorprende por sus contrastes. El casco antiguo está lleno de edificios coloniales, plazas turísticas y el malecón, donde rompen las olas. Aunque está un poco descuidado, tiene mucho encanto. La zona nueva tiene enormes rascacielos de unas 30 plantas, las 5 primeras de aparcamiento, que conforman un skyline o silueta impresionante, como en ninguna otra ciudad latinoamericana.

Alrededor del canal encontramos las zonas residenciales de los norteamericanos, donde han vivido los trabajadores del canal durante años. La ciudad tiene otros barrios más populares que, aunque no parecen peligrosos, no se recomiendan para pasear. Conducir es complicado, las calles no están bien señalizadas y hay mucho tráfico. El puente de las Américas es otro símbolo de la ciudad, que une las dos Américas y cruza la entrada al Canal.

Con la arena que sacaron del canal hicieron una carretera que une 4 isletas con tierra firme, como una prolongación de la ciudad comiendo terrero al mar. Esta zona se llama Causeway de Amador, y ahí se encuentra el Centro de Investigaciones Biológicas norteamericano, donde se puede visitar la fauna marina y los peces de colores. Ahí también encontramos el puerto deportivo con lujosos yates y veleros y las mejores vistas a los rascacielos desde el mar, que más bien parece Sidney o Hong Kong.

Dónde alojarse. Hay hoteles para todos los bolsillos. Los de 2 estrellas se localizan en la Avda. Perú, una calle céntrica. El Hotel Caribe o el Veracruz los regentan españoles, y tienen una buena relación calidad/precio, unos 30 dólares la noche. Los más lujosos están en el área bancaria, el centro de negocios, y el precio oscila entre 120 y 250 $ la noche. Los más conocidos son el Riu Plaza, recién estrenado en 2010, el Sheraton y el Marriot, de 5 estrellas.

Dónde comer. Los sitios más típicos están en Vía Argentina, y tiene toda clase de restaurantes. Pangea es uno de los lugares más caros y exclusivos, y tiene espectáculo y bailes en vivo. Tampoco faltan las franquicias de comida rápida americanas, Macdonals, Burguer King, Kentucky, y otros de comida panameña como Mi Ranchito.

La comida panameña está compuesta por arroz, frijoles, fritura de maíz con rellenos de carne o pescado y yuca. El agua de Panamá se puede beber.

Advertisements
This entry was posted in Viajes. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s