El Árbol de la Vida


El director de “La delgada línea roja” Terrence Malick nos presenta este peliculón, nada comercial pese a sus protagonistas Brad Pitt y Sean Penn, hecho a medida para los festivales más exigentes, premio y Palma de Oro en Cannes. El matrimonio O’Brien pierde al mayor de sus tres hijos Jack, de tan sólo 11 años, y esta pérdida les provoca un sufrimiento tan desgarrador que la madre (Jessica Chastain) se enfrenta a Dios con un angustioso “Por qué. ¿Qué he hecho yo para que te lleves a mi hijo?” Entonces Dios contesta, y la película se retrotrae a la historia de la creación hasta llegar a nuestros días.

La película es un canto a la vida, una exaltación de la naturaleza y una llamada al amor, como lo único no perecedero, lo que marca la diferencia entre una vida próspera y una infeliz. Tiene un marcado sentido trascendente que se muestra en las grandes cuestiones que se plantean los protagonistas, que nos planteamos todos, en especial en los momentos clave de la vida, el nacimiento y la muerte, principio y fin.

Sean Pean, Brad PittEl tema de la pérdida de seres queridos se plantea como muy humano, pero adquiere una dimensión religiosa con la trascendencia y el diálogo con Dios, donde el director ofrece una lectura positiva pese al terrible dolor que produce. En esos momentos tan dolorosos, conviene recordar el tiempo que hemos compartido como un regalo, estar agradecidos por lo vivido juntos, y no perder de vista que podemos seguir disfrutando de todo lo que la naturaleza nos regala cada día: sol, nubes, pájaros, montañas, mares y ante todo, las personas que queremos. Por duro que suene en esos momentos, el árbol de la vida continúa.

Lejos de las normas de gran consumo, se recrea generosamente en el lenguaje cinematográfico y audiovisual en detrimento del guión, tan escaso como profundo. El ritmo es lento y los diálogos brillan por su ausencia, sugeridos a menudo con la voz en off, casi como en un documental. Se deleita con la música clásica, casi mística, una fotografía espectacular y el uso de la cámara, totalmente estudiado, donde cada plano secuencia podría presentarse a concurso.

El árbol de la vida es una película de culto, y precisamente por eso no apta para todos los públicos o mejor dicho, para todos los gustos. Puedes dormirte en el cine o mantener la tensión hasta el final. En cualquier caso, si vas a verla, ponte cómodo y déjate llevar por su belleza. Son 2 horas largas de cine muy potente y emotivo, casi conteniendo la respiración.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to El Árbol de la Vida

  1. Pingback: Los Oscar 2012 con acentro francés | MariaLuengología

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s