Stella, una joya del cine francés


Ayer vi una película francesa emocionante, una auténtica joya. Cuenta la historia de Stella, una niña de 11 años que cambia de escuela, estamos en París de 1977. Pero ella no es como los demás niños: ella vive en un bar–hostal que regentan sus padres y sus amigos son los huéspedes habituales. Le ha tocado una dura infancia que choca brutalmente con su belleza y fragilidad. La historia ya es bastante enternecedora, pero lo mejor es cómo está contada, con una creatividad y una dulzura indiscutibles. La música y el reparto, la dirección de niños siempre tan complicada, el uso de la cámara, los diálogos, la ambientación y la estética de los setenta son magistrales. Un completo deleite para la vista, el oído y el corazón. Maravillosa.

La emoción traspasa la pantalla, la protagonista y la historia te envuelven de principio a fin. Y no es una frase hecha de un crítico sensiblero. Al minuto 2 te enamora la belleza de la protagonista, y llegas a meterte tanto en su historia que no quieres que acabe nunca. Tiene una emoción contenida que desborda, no con gritos ni llantos, sino con la contundencia de quien es capaz de contar un historia profunda con tan solo una frase, un poco fuera de contexto y sin darle más importancia: “Te voy a echar de menos”, la dice su amigo Eric, personaje interpretado por el hijo de Gerard Depardieu. Los demás actores lo hacen muy bien y no son conocidos, aunque el padre de Stella tiene un parecido asombroso con Benicio del Toro. La directora es Sylvie Verheyde, y habrá que seguirle muy de cerca, estrena pronto su siguiente película, y será la cuarta.

Una visión realista, completa, dura y llena de esperanza. Increíble también por la cantidad de temas que toca: La escuela como la gran oportunidad, las diferentes clases sociales, los cambios en la adolescencia, la amistad, el primer amor, las malas influencias y también las buenas, el amor de los padres, el valor de la lectura y la música. Precioso el “Ti amo” de Umberto Tozzi y otras tantas canciones de la época.

Hay muchos otros temas bastante duros pero muy bien tratados: la violencia, la infidelidad, la prostitución, el abuso de menores, la dulzura y la ingenuidad, el poco tiempo que los padres dedican a sus hijos, todo eso ambientado en un tugurio de mala muerte, el bar y hostal, donde todos viven en condiciones muy primarias, muy  animales e instintivas: comer, dormir, hacer el amor, pelear, bailar y beber.

No me extiendo más, pero esta película del 2008 no puede pasar desapercibida, da para mucho, así que quedo abierta a comentarios posteriores. Se estrena el 9 de septiembre, sólo en versión original y la distribuye Good Films, recientemente creada por mi colega Iván, al que felicito de corazón por este estreno y le deseo todos los éxitos del mundo.

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Stella, una joya del cine francés

  1. Pingback: Los Oscar 2012 con acentro francés | MariaLuengología

  2. Pingback: La delicadeza, Délicatesse | MariaLuengología

  3. Pingback: Solo es el principio | MariaLuengología

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s