Sólo una noche, last night


Una producción francoamericana sobre la pareja, las dudas y la infidelidad. No está mal pero no me descubre nada nuevo. Cuatro personajes, una noche y tres escenarios interiores con cierto aire oscuro. La limitada producción se compensa con un buen reparto, mejor las chicas que ellos. Pero lo que realmente pretende la película es generar debate sobre el tema, y así lo ha planteado abiertamente la distribuidora con el coloquio: ¿Es peor una infidelidad física o emocional? ¿Quiénes engaña más, los hombres o las mujeres? ¿Podrías perdonar una infidelidad? Y yo planteo otra cuestión: ¿tiene más que ver con el instinto o con el amor?

La historia nos sitúa una noche en Nueva York, donde un matrimonio joven –interpretado por Keira Knightley y Sam Worthington– acude a una fiesta de la empresa de él. A partir de ciertos comportamientos, surgen las dudas, la desconfianza, las acusaciones, y como no, las tentaciones.

La de él se llama Eva Mendes, compañera de trabajo, -¿quién no se fijaría en una chica así de la oficina?- y la de ella es el reencuentro accidental con su antiguo amor, el francés Griffin Dunne.

La película no toma partido por ninguno, es decir, se limita a mostrar  comportamientos, sin culpas ni juicios morales. Y que cada uno saque sus propias conclusiones. En general, el hombre se implica menos emocionalmente que la mujer. Una infidelidad para una mujer puede significar que quiere a otro hombre, y para un hombre, una simple debilidad.

Lo que queda claro es que las dudas minan la relación, la llenan de  desconfianza, de inquietud, de miedos, y luego cada uno recoge lo que siembra. La traición genera un rato de placer y mucho sufrimiento a quienes lo cometen y por supuesto para el engañado. No merece la pena arruinar años de vida en común por cómo sople el viento una mañana.

Importante diferenciar entre una atracción pasajera y un amor verdadero, éste último dicen que dura un poco menos, jua! Lo primero puede pasarle a cualquiera que siga teniendo ojos. Lo segundo es una apuesta a largo plazo, supuestamente basado en algo mucho más estable y sólido que una atracción. No debería  ser demasiado complicado evitar pasarse de la raya, con un poco de sentido común y evitando situaciones incómodas o comprometidas. Y además es exigible, por respeto a uno mismo y a la propia pareja.

Advertisements
This entry was posted in Cine, Sociedad and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s