¡Qué dilema! La verdad duele


Si pillas a la mujer de tu mejor amigo con otro, ¿qué haces?

Entretenida tragicomedia que exalta la amistad, la honestidad, la fidelidad, pero floja. Tiene un planteamiento interesante y un buen reparto –Vince Vaughn, Wynona Ryder, Jennifer Connelly-, pero falla el guión, lleno de situaciones pseudo cómicas desproporcionadas para no caer en el dramón. El famoso director Ron Howard podría haber sacado mucho más partido a esta película.

Y tres opciones para resolver el planteamiento inicial:

A. Se lo ocultas para no hacerle daño. No sabes qué puede haber detrás de su matrimonio, y al fin y al cabo no es tu problema.

B. Hablas con su mujer para que solucione el tema cuanto antes.

C. Se lo dices inmediatamente o buscas el momento y lugar adecuado. Es duro y no quieres hacerle más daño del necesario.

Y realmente ¿Podemos conocer completamente a una persona? ¿O siempre habrá factores sorpresa? Personalmente creo que ya es difícil conocerse a uno mismo, y por tanto nunca se conoce del todo al otro. Además la gente cambia, cambian las prioridades y los estilos de vida.

Otro aspecto interesante que se toca de manera tangencial: ¿Te puedes fiar de alguien en los negocios si miente en su vida privada? La película viene a afirmar que una buena persona lo es en su casa y en el trabajo o no lo es en ningún sitio.

Se me viene a la cabeza el caso del director del FMI, todo talento y clarividencia para ajustar las cuentas de países en crisis, aparentemente feliz con su tercera esposa y sus hijos, y sin embargo un mujeriego y ahora inculpado en un caso de violación. Y una reflexión: ¿Hasta dónde se puede separar la ética profesional de la personal?

Advertisements
This entry was posted in Cine and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to ¡Qué dilema! La verdad duele

  1. Paloma says:

    Estoy convencida de que una buena persona lo es en su casa y en el trabajo o no lo es en ningún sitio. Unidad de vida, que le llaman.

  2. myblogmaria says:

    Así le llaman los “escrivanos”, el resto del mundo decimos coherencia.
    Pero vayamos un poco más allá. Un gran profesional puede ser un desastre en su vida personal. Estoy pensado en Woody Allen, Michael Jackson (suponiendo que sean culpables de todos sus males…) y no hay duda de que son genios.
    También el director de FMI podía ser bueno en lo suyo. O piensa en un hacker, ideal para llevar una investigación o una negociación en un secuestro. Incluso un banquero o un agobado pueden ser buenas personas, aunque parezca difícil de creer, ha!
    Ahora bien, ¿dejarías de contratar a alguien porque no tiene una vida ejemplar o es claramente delictiva? ¿No es condenarle en vida sin darle oportunidad a que desarrolle su mejor faceta? No me imagino la música sin “Thriller”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s